Las pruebas de eficacia agronómica constituyen un elemento esencial en el proceso de evaluación de un producto y son requisito para optar por un nuevo registro, una ampliación de uso y pruebas de reevaluación/desarrollo. Con miras a determinar la eficacia de los productos, se deben implementar metodologías validadas, las cuales se adaptan dependiendo de las condiciones de cultivo y la dinámica de plagas, malas hierbas y enfermedades. Para implementarlas, es necesario la búsqueda de información de métodos comprobados, ya sea a través de diferentes manuales o artículos de carácter científico.

La validación de la eficacia de los productos, así como la inocuidad para los cultivos son cruciales previo a su lanzamiento al mercado. Ya que así evitamos equivocarnos y generar futuros problemas que pueden ocasionar no solamente disminución de los rendimientos, sino también en la rentabilidad de las empresas y la falta de confianza de los clientes, por lo tanto hay que tomar todas las precauciones posibles. 

El departamento de I+D+i de TRICHODEX en su área agronómica implantó en el año 2016 la puesta a punto de una cámara de condiciones controladas, posibilitando la comprobación de la eficacia y selectividad de los productos del catálogo, previo a su paso a condiciones de campo. Por tal desde el 2016 se ha realizado un total de 119 ensayos experimentales, finalizando un 67,90% de ensayos con éxito (diferencia estadísticas y selectividad).

Entre los tipos de ensayos realizados están ensayos de: biofertilización, selectividad de productos, ensayos in vitro/ex vivo, bioprotección, estrés abiótico y semillas.     

A continuación se presentan los resultados de ensayos que se han llevado a cabo, este 2020, según su tipología:

Además, desde este área se han llevado a cabo todos los ensayos de campo para el registro de productos, con la contratación de empresas certificadas, realizando desde el 2016 un total de 47 ensayos certificados con un 70% de ensayos con resultados satisfactorios (eficacia superior al 40% para bioprotección y subidas del rendimiento superior al 10% para biofertilizantes).

Como departamento de I+D+i, contribuimos a la realización de proyectos de investigación en colaboración con grandes empresas productoras agroalimentarias. Estas nos aportan una visión de las diferentes problemáticas del sector, posibilitando así la búsqueda de soluciones eficaces validadas en condiciones de invernadero y campo, además de estudios toxicológicos y ecotoxicológicos que aseguren que los prototipos desarrollados son respetuosos con el medio ambiente y las personas.

En estos 5 últimos años se han realizado un total de 8 proyectos de investigación, con sus correspondientes pruebas de eficacias, los cuales pasamos a enumerar:

  • CDTI, “Desarrollo de una nueva tecnología integral basada en diferentes bioefectores para alargar la vida útil de la fresa” ; año 2016-2018. 
  • Desarrollo de nuevos solubilizadores de fosfato en base a microorganismos beneficiosos del suelo; año 2016-2017.
  • “Desarrollo de nuevos bioestimulantes agrícolas producidos a partir de Piriformospora y Rhizobium; año 2016-2018.
  • “Desarrollo de un nuevo biofungicida para control de Phytophthora infestans en el cultivo de la patata (2016-2018).
  • SUPERBIO, H2020, “Biolactoplus, Microbial growth optimization for biostimulants production”; año 2018-2019.
  • FEDER-INNTERCONECTA, “Desarrollo de bioformulados para productos de gran interés social”; año 2018-2021.
  • “Investigación de nuevos biofertilizantes microbianos para mitigar el estrés abiótico de cultivos”; año 2019-2020.
  • “Diseño y desarrollo nuevos biofungicidas para el control de Botrytis en hortícolas”; año 2019-2020.

La aportación a los clientes de un buen dossier técnico y experimental constituye un verdadero motor de ventas, que nos permite sobresalir de la competencia. Para ello es esencial invertir en ensayos bien realizados que nos aseguren que el producto es capaz de satisfacer al cliente generando así cada vez más demanda en el mercado.

Las etapas de la comercialización de un insumo agrícola innovador, desde la conceptualización de la idea hasta su producción, se llevan a cabo exclusivamente en TRICHODEX. Así, ejecutamos en nuestras instalaciones todas las etapas necesarias para la obtención del producto final, incluyendo su transformación industrial y control de calidad. Nuestros procesos, de carácter innovador, se fundamentan en la biotecnología como eje productivo. En consecuencia, este alto grado de tecnificación industrial reporta cualidades únicas a los productos de nuestro catálogo, donde la fermentación y las tecnologías FPB® y MAMPS® aportan un valor diferencial añadido.

Anualmente producimos miles de litros de materia prima a través de bioprocesos fermentativos, apostando por una inversión continua en la mejora de personal, equipos, protocolos y estandarización durante la producción de microorganismos. De hecho, desde la instalación de la nueva planta de Bioprocesos en 2015, totalmente monitorizada y con control remoto, se ha aumentado exponencialmente la capacidad fermentativa media anual, con un incremento acumulado de más del 200% en los últimos 5 años (figura 1). TRICHODEX prevé continuar con esta tendencia al alza para alcanzar la máxima capacidad fermentativa.
 

Figura 1. Evolución de la capacidad fermentativa media anual de la producción de materia prima.

Las tecnologías de fermentación propias FPB® y MAMPS®, están específicamente diseñadas desde los laboratorios de I+D+i de TRICHODEX para obtener el máximo rendimiento de los microorganismos. Esto conduce a la obtención de productos con un perfil único en el mercado. La tecnología FPB es un proceso fermentativo multifásico con el que se alcanza una alta concentración de bioactivos de naturaleza elicitora, así como mejora la adaptabilidad de los microorganismos al entorno agrícola tras su dosificación. Mientras que a través de la tecnología MAMPS se induce, extrae y selecciona un patrón molecular asociado a microorganismos con capacidad para mejorar el rendimiento de los cultivos o protegerlos con un perfil metabólico único. La incorporación de FPB y MAMPS durante nuestro proceso de producción nos permite ofrecer productos con un perfil único en el mercado, ecológicos, de residuo cero y han demostrado incrementar entre un 10 y un 20% la productividad media que se alcanza en la agricultura convencional.
De modo que la política de mejora continua en la producción nos permite asegurar en los productos:

  • Máxima calidad y trazabilidad de los lotes de producción.
  • Concentración óptima de bioactivos mediante el uso de métodos estadísticos avanzados.
  • Alta capacidad de adaptación de los microorganismos a las condiciones del cultivo.
  • Alta tecnificación y diferenciación, incrementando significativamente el rendimiento de los cultivos.

 

 
TRICHODEX está demostrando una gran capacidad para adaptarse con éxito y afrontar la producción de productos de altísima exigencia, calidad y tecnificación, y a la vez proporcionar resultados sobresalientes tras su aplicación en los cultivos.